somos-2

“Es una masacre lo que estan haciendo con Telam”

Señaló Alicia Alvado, profesional de Del Campillo despedida

“Es una verdadera masacre lo que están haciendo con el personal de Télam. Están vaciando la agencia. Me siento víctima de una injusticia muy grande”, expresó la periodista María Alicia Alvado, oriunda de la localidad de Del Campillo y egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UNRC, quien fue despedida de Télam tras desempeñarse durante 12 años como redactora en la agencia de noticias estatal.

Por Nano Nusbaum

La periodista graduada en nuestra universidad es uno de los 357 trabajadores despedidos de Télam. En diálogo con RETRUCO, la licenciada en Ciencias de la Comunicación María Alicia Alvado dijo que con estos despidos masivos los funcionarios del Gobierno nacional quieren demostrar que son los mejores alumnos del Fondo Monetario Internacional (FMI), y sostuvo que algunos gerentes de sección se aprovecharon de la situación para “hacer razia ideológica y gremial”.

“Cuando estaba trabajando en Puntal, en el año 2006 me convocan para ingresar a Télam como redactora del portal web que era lo más nuevo en la agencia y luego pasé a la sección Sociedad en donde me desempeñaba hasta el pasado jueves cuando me llegó el fatídico telegrama después de tres días de estar haciendo F5 (actualizar)  a mi e-mail y con la oreja pegada al portero eléctrico del departamento en donde vivo, mientras esperaba ver si me llegaba el telegrama avisándome de mi desvinculación o el correo electrónico nefasto que recibió la gente que no está despedida anunciándole que pertenece a la nueva Télam”, contó María Alicia Alvado a RETRUCO.

Alvado tiene 42 años, es oriunda de Del Campillo y en 1994 llegó a Río Cuarto para estudiar la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, carrera de la cual se graduó en tiempo y forma en 2002. Mientras cursaba los últimos años de la carrera se desempeñó como productora en LV16 y FM Ranquel (programa conducido por Daniel Gitto), a través del Programa Primer Paso trabajó en diario Puntal, luego se sumó a otro proyecto comunicacional e integró el staff periodístico del suplemento local de la Mañana de Córdoba en Río Cuarto. Cuando ese proyecto truncó, se fue a vivir dos a Lima (Perú), en donde trabajó en el diario La República, que es uno de los medios gráficos más importantes de ese país, con orientación ideológica de centro izquierda. Cuando volvió de las tierras de los Incas, por recomendación Lionel Gioda, exprofesor de la cátedra de Impresa Aplicada de la carrera de Comunicación en la UNRC, entró a trabajar formalmente en Diario Puntal en la sección Información General. En 2006 la llamaron para integrarse a la agencia de noticias Télam como redactora del portal web.

-¿Cuál es la lectura que hace de lo que ocurre en Télam?

– Con los compañeros coincidimos en que es una verdadera masacre lo que están haciendo con Télam, están vaciando la agencia estatal de noticias. Es una demostración de que quieren ser los mejores alumnos del Fondo Monetario Internacional, una demostración de fuerza ante los trabajadores, recordemos que es el primer proceso de despidos masivos después de la firma del acuerdo con el FMI.

-¿Qué criterio utilizaron para los despidos?

-Ha sido al voleo. Sabemos que la liquidación la ha hecho una consultora privada. Uno de cada dos empleados está despedido (el 40 por ciento). Luego esas listas han sido sometidas a consideración de los gerentes, quienes han aprovechado para hacer razia ideológica y gremial. Por sus ideas políticas (no política partidaria), sino sobre ciertos valores éticos-profesionales, de nuestras elecciones de cómo trabajar y cuáles eran los enfoques. Nosotros bregamos por un enfoque con perspectiva de derechos humanos y de género, eso molestó bastante. Cubrimos por lo general temas vinculados a personas con derechos vulnerados: gente en situación de calle, adultos mayores, colectivo LGTB, discriminación de género, femicidios, violencia de género, afectados por el glifosato, manteros, comunidades afro. Dábamos bastante pelea interna por un enfoque humanista que no re-victimice, que no criminalice y que no estigmatice… y eso molestaba, querían más bien que acatáramos a rajatabla a los superiores y que no tuviéramos en cuenta nuestra ética y experiencia profesional.

-¿Cómo se siente como periodista/trabajadora despedida?

-Me siento víctima de una injusticia muy grande. Todos somos víctimas porque en Télam no sobraba nadie, todos tenían una labor y una razón de ser en su lugar de trabajo. Si alguien no estaba haciendo bien su trabajo había distintas instancias antes de una medida tan drástica. Mi legajo es intachable y no tengo ni una llamada de atención. Por eso, siento que no ha sido valorada ni mi dedicación, ni tantas de las horas extras que he hecho en estos años, mi disponibilidad, mi compromiso con lo que hacía. No me lo esperaba para nada. Cuando uno entrega todo y a uno le reconocen el laburo y las notas que uno hace se replican en otros medios y tienen buena recepción, lo último que esperas es que te despidan.

-¿Cómo observa el comportamiento de sus colegas ante esta situación y el de la comunidad en general?

-El comportamiento de los colegas ha sido gratamente y unánimemente favorable, desde Jorge Lanata hasta Víctor Hugo Morales, pasando por Pablo Sirvén, Mario Pergolini, Maria O’ Donnell, Reynaldo Sietecase, etc. Todos los medios se han pronunciado en contra de los despidos masivos, dando fe de la idoneidad de los trabajadores y trabajadoras de Télam. Es increíble las muestras de solidaridad de los colegas, de los entrevistados, de las personas que conocen y valoran nuestros laburos.

Ante esta situación, se pone a prueba otra vez el nivel de unidad de los trabajadores de Télam y de la fortaleza en la lucha para defender la continuidad de la agencia contra los despidos. Télam tiene una historia de lucha, muchos de los que han dado las últimas grandes batallas por el mantenimiento y no cierre de Télam están trabajando en la agencia, algunos de ellos integran la nómina de despedidos como: Andrea Delfino y Celia Carabajal. Ellas estuvieron en el 96´ cuando Menem días después de haber ganado la reelección emitió un decreto estableciendo el cierre de Télam, el cual estuvo vigente durante un día y lograron revertir esa decisión con la lucha sindical y organizada. También hubo otro intento en el 2001. Estamos todos muy unidos. Los tres gremios están fuertes y eso nos da esperanzas de evitar los despidos y el vaciamiento de la agencia que creemos solamente tiene como objetivo el cierre de Télam.




No hay comentarios

Añadir más