FELIZ CUMPLEAÑOS, felices 115 años MI PUEBLO

62214663_10216711648317126_6435283511166369792_n

Roberto Sandroni, Escritor local que le dedicó párrafos a nuestro querido Vicuña Mackenna (ex – Pueblo Torres)El 06 de Junio de 1904 más que la fundación, YO DIRÍA que fue el día del nacimiento de nuestro PUEBLO, y digo nacimiento porque paulatinamente, despacito… como dice la canción, nuestro pueblo fue tomando vida…
Y me preguntaba
Cuál es la identidad de nuestro pueblo, esa que hace que sea Mackenna y no sea otro pueblo?
Esa identidad que debemos respetar siempre, no sólo en los pueblos sino en cada una de las personas, porque esa identidad hace que brillemos cuando realmente somos como queremos ser y que nos opaquemos, perdamos luz, cuando no nos dejan SER.
Repasaba, una y otra vez, cual es la identidad de Mackenna, y así fueron apareciendo en mi mente edificios que parecen ser los custodios del pueblo, personas públicas que han ocupado cargos, otros famosos por sus logros, pero esencialmente APARECIERON en mi mente los NADIES, esos que justamente SON los que construyen día a día desde sus lugares la verdadera historia del pueblo, ellos son los verdaderos pobladores:
¿Qué sería del pueblo sin ellos?
La identidad también se compone de hechos, de circunstancias extraordinarias que obligaron a cambiar el rumbo del pueblo,
¿Acaso la muerte del FFCC no fue uno de ellos? – ¿Estará muerto el FFCC?
Ojalá no, esperemos que resucite, o quizás es mejor expresión mejor que sobreviva.

Voy al grano,
Si Digo Mackenna; Digo RANQUELES, pienso en el exterminio de quienes pisaron primero estas tierras de intensos vientos y pesados médanos.
Si digo Mackenna; es vías férreas, FFCC, No cualquiera la línea GENERAL SAN MARTÍN.
Si digo Mackenna, es 1904 y es Clodomiro Torres.
Si digo Mackenna; es Centro Torres, los Hoteles Pérez y el Pedrito, es la vieja cancha de paleta y el conventillo de Sassola, es el Cine Español, es el Club Velocidad, es San Vicente, es Las Ranas, San Vicente, Rafucho, Barrio Sur, Los Silos, las Chapas Verdes, son las dos grandes avenidas, es Don Ribolzi con el Hotel Arcadia y el Cine Ópera, es el del viejo Banco Nación, el Banco Provincia de Cba, es el Correo, es la Unión Telefónica, es Prado y la Sociedad Rural, y dicen que hubo también una Sociedad Italiana.
Si digo Mackenna, es el pueblo de las escuelas, la Guido y Spano, el Nacional Nº 28, el Juan Pascual Pringles, Escuela Técnica Juan A de Mena, la Delia Auzmendi, la Sagrada Familia, y aquella tan especial como única la Luis Ganen.
Si digo Mackenna, es Bomberos voluntarios, es el Museo y la Casa de los Abuelos. Es la Guardería Perón, es Pensar en Mañana, es Ceyal y la funeraria del viejo Ramos. Son también la clínica Río V, la San José, el Hospital y por qué no el Matadero Municipal.
Si digo Mackenna, es el pueblo de los clubes de futbol, Sobre Rieles, La colonia, San Martín y Belgrano.
Si digo Mackenna, es el interior del interior, ahí justamente donde se establecieron los INMIGRANTES tal como lo estableció el PREÁMBULO de la C.N. que los invitaba a pasar, porque las puertas estaban abiertas, y porque aún siguen abiertas para todos aquellos que quieran habitar el suelo Argentino, y ASÍ llegaron a Torres-Mackenna, los gringos, los vascos, los españoles, algunos franceses, judíos, turcos, y me entonces me pregunto: ¿Por qué deberíamos hoy renegar hoy de los Bolivianos, Chinos, peruanos o paraguayos▓
Como dice Drexler: No tenemos pertenencias, sino equipaje/ nunca estamos quietos, somos tras humantes/ somos padres hijos nietos y biznietos de inmigrantes/ es más mío lo que sueño, que lo que toco/ Yo no soy de aquí, pero tú tampoco/ somos de ningún lado del de todo y, de todos lados un poco
Cada uno de esos inmigrantes fue parte de esta historia, de la identidad del pueblo, la que se talló con cincel y martillo con las manos de los forjadores y de los detractores, de progresistas y conservadores.
Si decimos Mackenna, decimos demócratas, radicales y peronistas.
Si decimos Mackenna, es nuestro pueblo, de curas párrocos, de médicos y doctores, de amas de casa, de maestras, de empleados, de intendentes, de ex combatientes, de personajes como El del Negro Olañeta, Pichón, el Boccha, Refleto, Sanabria, del Viejo de la Bolsa, El de Don Toribio, De alemán Pelican, de Modesto Ojeda. De Marzuoli, Carime, El Cholo Vergara y tantos otros personajes.
Es nuestro pueblo, el que más allá de los retrasos, cobra vida diariamente; sea en bici, en auto o caminado. Con guardapolvos o uniformes. Pantalones largos o cortos. Polleras largas o batones con enaguas. Calvas cabezas o largas cabelleras. Católicos, agnósticos o ateos. Divorciados o Casados. De San Martín o de Belgrano. Españoles, vascos o gringos italianos. Maestros o aprendices. Burócratas, policías, docentes, concejales o intendentes. Crotos residentes o vagabundos. Cultos o educados. Vagos o reprobados. Culpables o inocentes. Pecadores o mojigatos. Campesinos o comerciantes. Sastres, herreros o badulaques. Párrocos o pastores. Demócratas, peronistas, radicales.
Todos, juntos o separados, errando o acertando, los unos, satisfechos y los otros amargados, unos, viviendo y otros, apenas respirando. Unos, construyendo y otros, destrozando. Pero en definitiva todos buscando el papel protagónico o de reparto, para así salir a escena sobre las tablas del duro escenario de la vida.
Ese es nuestro Mackenna, ese es nuestro pueblo, el que a pesar de la muerte del FFCC dictada por un loco patilludo en infundada sentencia, se las arregló para seguir creciendo, uniendo con un especie de by pass coronario las vías muertas con las rutas 7/35 y así su corazón sigue latiendo.
Ese by pass tiene objetivos, seguir viviendo, seguir creciendo, y mientras tanto, por ahí, quien dice no, vuelva el esplendor de las vías férreas, porque a la par de ellas nacimos, porque a la par de ellas crecimos, pero ni loco estamos dispuestos a morir junto a ellas, las vamos a esperar, mientras tanto seguiremos con el by pass, no solo sobreviviendo, sino también creciendo.
Sabes qué Mackenna? Yo sé, yo intuyo, yo te miro a los ojos y brillan. Sé bien lo que querés, se de tu nostalgia, se de tu único problema de identidad; ya vendrá el tiempo que será el tuyo, y cuando los rieles vuelvan a brillar, te juro que serás nuevamente llamado:
PUEBLO TORRES – ESTACIÓN VICUÑA MACKENNA. (RS)




No hay comentarios

Añadir más