1530774277636

Se aprobó la ley Justina: todos los mayores de edad son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida

Fue sancionada por unanimidad en Diputados. Establece que todos los mayores de edad son donantes, salvo que se hayan opuesto en vida, y elimina la necesidad de que los familiares den su consentimiento.

Por unanimidad, con 202 votos positivos y en el marco de una emotiva sesión en la que abundaron los discursos conmovedores y coronada por un cerrado aplauso, la Cámara de Diputados sancionó ayer la llamada “Ley Justina”, que dispone que todas las personas mayores de edad pasen a ser donantes, a menos que dejen constancia expresa de lo contrario.

La norma, impulsada por la lucha de los familiares de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que murió en noviembre pasado mientras esperaba un trasplante de corazón, marca un antes y un después en la historia de la donación de órganos en la Argentina y apunta a facilitar la donación.

Entre otros puntos, la norma elimina la necesidad de que los familiares den su consentimiento para la donación y prevé que los establecimientos de salud habilitados para hacer trasplantes cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante modificando la normativa anterior.

Uno de los puntos salientes del cambio implica que los familiares de alguien fallecido ya no serán los encargados de autorizar la donación.

“Podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos a toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos”, señala el proyecto del senador Juan Carlos Martino y que fue trabajado en conjunto con INCUCAI.

Otro de los puntos destacados de la nueva normativa es que impondrá la obligación a los profesionales médicos de notificar al INCUCAI cuando indiquen la realización de un trasplante o los tratamientos de diálisis que le realicen a un paciente.

Por otra parte, la nueva normativa establece que para asegurar la calidad de todo lo relativo a donación y trasplante, se deberá destinar como mínimo un 20% de los recursos del Fondo Solidario de Trasplantes a capacitación.

En otros de sus puntos, la norma sancionada definitivamente ayer -y que ahora espera reglamentación- establece los derechos de los donantes y receptores a la intimidad, la integridad, la confidencialidad, la información y el trato igualitario.

Dispone, además, la prioridad de traslado aéreo o terrestre de los pacientes que están en el medio de un operativo de donación.

La ley también tiene un apartado dedicado al caso de los menores, en el que posibilita la obtención de la autorización para la ablación por los dos padres o por aquel que se encuentre presente en el momento.

También apunta a simplificar todos aquellos procesos que requieren la intervención de la Justicia.

Se simplificarán, por caso, los procesos para diagnosticar la muerte de una persona. Los médicos deberán seguir el protocolo establecido por el Ministerio de Salud de la Nación que tiene el asesoramiento del INCUCAI. Se establecerá como hora del fallecimiento el instante en que se completó el diagnóstico de la muerte.

El proyecto también contempla un apartado referido a los medios de comunicación. Establece, en tal sentido, pautas vinculadas al abordaje responsable de los temas vinculados a la donación y el transplante.

Entre otros puntos, la ley establece, además, la donación cruzada en el caso de trasplante de riñón (con donante vivo).

SESIÓN EMOTIVA

La norma fue aprobada por unanimidad y en el marco de una sesión en la que se impusieron los discursos emotivos.

“A veces en política no es recomendable autorreferenciarse. Pero en este caso es para esclarecer. Los que hemos perdido un hijo solemos hablar en presente”, dijo por caso el diputado Pablo Kosiner, quien perdió a su hijo Juan Pablo cuando éste tenía 16 años y esperaba un trasplante y agregó: “esta ley podría denominarse también ley Juan Pablo. Perdí a Juan Pablo en 2011 esperando en el Hospital Italiano un trasplante. Nunca imaginé que las circunstancias de la vida me iban a llevar a esta situación. El desafío de esta ley es la presunción de donación.

En tanto, el diputado Daniel Lipovetzky relató que compartió la internación de su hijo junto a Justina, y entonces conoció a los padres de la nena. “Hoy estamos cumpliendo el mandato popular de votar leyes para que mejoren la calidad de vida de los argentinos”, sostuvo.

La norma prevé crear servicios destinados a la donación en hospitales




No hay comentarios

Añadir más